En medio de la pandemia provocada por el COVID-19, la Sección de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), viene organizando encuentros virtuales con encargados de diversas Jurisdicciones Eclesiásticas para conocer de primera mano, las acciones y dificultades que vienen experimentando en su acción pastoral con migrantes y refugiados, así como poder orar, animarnos y buscar nuevos caminos de forma conjunta.

La reunión tuvo lugar el jueves 28 de mayo y participaron representantes de la Arquidiócesis de Piura, Diócesis de Chulucanas, Arquidiócesis de Trujillo, Diócesis de Chiclayo, Centro de Información y Orientación al Migrante Venezolano, Arquidiócesis del Cusco, Diócesis de Tacna y Moquegua, de igual modo, el Sr. Humberto Ortiz, asistente del Presidente de la CEP.

En esta oportunidad, el jueves 28 de mayo, la reunión fue encabezada por Mons, Daniel Turley, OSA, Administrador Apostólico de Chulucanas y Responsable nacional de la oficina de movilidad humana de la CEP, quien animó a los asistentes a continuar su labor de acompañamiento, dignificación y ayuda a los migrantes y refugiados en este estado de emergencia, con todas las complicaciones que eso significa. De igual modo, recordó que el Papa Francisco nos ha llamado a ser portadores de esperanza en este tiempo de pandemia para los migrantes y refugiados, así como a fortalecer nuestra creatividad pastoral y las redes sociales como medio de contacto y coordinación.

Por su parte el P. Nivaldo Feliciano Silva, CS, Director de la Sección de Movilidad Humana de la CEP, agradeció a los asistentes por su labor, al mismo tiempo que animó a continuar en el compromiso solidario y fraterno con los migrantes y refugiados quienes vienen sufriendo diversas problemáticas que se han visto agarvadas por la cuarentena impuesta por el COVID-19.

Yolanda Día de la Diócesis de Chiclayo, indicó que tienen mapeadas 3000 mil familias, alrededor de 15,000 mil migrantes muchos de manera informal otros con PTP. Han organizado las ayudas por sectores, teniendo organizadas alrededor de 2,000 mil personas, a través de las redes sociales. Las dificultades principales están relacionadas a temas de alimentación, salud, algunos casos de migrantes con COVID-19, pero principalmente otras afecciones como presión alta, diabetes, se han producido 12 defunciones las cuales ha acompañado como equipo. El tema de los desalojos es un problema serio, se está en articulación constante con Caritas, así como con la Defensoría del Pueblo. Finalmente señaló el apoyo constante que tienen por parte de su Obispo, Mons. Prevost.

La Hna. Elisabete Mereu de la Arquidiócesis de Trujillo, señaló que comparte muchos de los temas señalados por Yolanda, remarcando que en su localidad se han incrementado los problemas psicológicos, depresión, ansiedad en los migrantes, se reportó la muerte de una joven migrante venezolana por COVID-19. Se han organizado en grupos y voluntarios venezolanos, divididos por sectores, como Alto Trujillo, alrededor de los mercados, en las zonas pobres, han atendido casi 1,000 mil familias, con una bolsa de alimentos que la familia puede retirar en un comercio local. De igual modo, atienden su su casa, diariamente 50 venezolanos por problema de salud, con un médico, dando medicina y ayuda en alimentos, gracias a muchos voluntarios. Refiere que a recibido ayuda a través de la la CONFER y Caritas. De igual modo están en coordinación con diversas entidades. La Hna Elisabete manifestó que para su equipo es una preocupación que el gobierno no habla de los migrantes y refugiados, en la Libertad se habla de 80,000 mil migrantes. Finalmente señaló el apoyo constante que tienen por parte de su Arzobispo, Mons. Miguel Cabrejos.

El P. Pedro Talledo de la Arquidiócesis de Piura, señaló que continúan su trabajo en la casa de refugio que tienen en Piura para venezolanos, donde se encuentran 6 familias siendo acogidas. Muchos de los migrantes que ya tienen tiempo en Piura han construido sus redes de apoyo, las cuales vienen acompañando y asistiendo con bolsas de alimentos. De igual forma, existe una coordinación en casos con Encuentros de la Compañía de Jesús. La comisión de la Arquidiócesis la integra el P. Pedro Talledo, el P. Miguel Medina, el P. Juan Hernandez, y la Hna. Carla de San José de Tarbes quienes a través de las redes sociales, están en constante coordinación con ayuda de medicinas, alimentación y apoyo en casos. P. Pedro comentó que también las parroquias se viene organizando y respondiendo a las necesidades de los migrantes y refugiados. Finalmente señaló el apoyo constante que tienen por parte de su Arzobispo, Mons. José Antonio Eguren


El Sr. Oscar Lazo, responsable de la Vicaría Pastoral de la Arquidiócesis del Cusco, compartió los proyectos que vienen desarrollando con el apoyo de ACNUR y Caritas, han identificado 8,000 mil venezolanos oficialmente registrados, pero señala que deben ser entre 12 a 14 mil en la ciudad del Cusco, donde se dedican a actividades relacionadas con el turismo y ventas. Como respuesta a la pandemia, están entregando subsidios económicos a 570 familias migrantes, de igual modo han desarrollado programas de capacitación. Respecto de la acogida, está en evaluación la apertura de una casa para migrantes y refugiados. Están en constante coordinación con Caritas, la pastoral de salud y con la oficina diocesana de apoyo a la familia. Comparten la preocupación por los retornantes internos. Finalmente señaló el apoyo constante que tienen por parte de su Arzobispo, Mons. Richard Alarcón Urrutia.

El P. Fernando Acosta, CS, Director de la Casa de Acogida Santa Rosa de Lima de la Diócesis de Tacna y Moquegua, indicó que a partir de la declaratoria de emergencia, como Misioneros Scalabrinianos, en coordinación con la Casa Scalabrini de Lima, se decidió cerrar ambas casas a nuevos ingresos y en constante diálogo con el Obispo local, MOns, Marco Antonio Cortez, y autoridades civiles, decidieron continuar atendiendo a los que estaban dentro de la casa, estableciendo un plan de acción de distribución de alimentos y kit de higiene para los migrantes, redirigiendo los recursos, para ayudar con el pago de arriendos de nacionales como de migrantes. Indicó que se ha podido ayudar a más de 850 migrantes, aún continúan con la ayuda.

Humberto Ortiz, asistente del Presidente de la CEP, agradeció los trabajos que se vienen realizando desde diversas partes del país, indicando que el tema de los migrantes y refugiados es un tema clave en el proceso de reestructuración del CELAM, a través de la Red Clamor, así como una prioridad para la CEP. De igual modo, indicó que desde la Presidencia de la CEP se viene trabajando en un plan de acción nacional para hacer frente a las diversas problemáticas que el COVID-19 viene originando en las Jurisdicciones Eclesiásticas del país. Finalmente mencionó que el trabajo en red es clave en este momento para la optimización de los recursos.

Finalmente, el P. NIvaldo Feliciano Silva, CS, agradeció el compromiso y trabajo constante en medio de las dificultades que experimentamos, poniendo todo este trabajo pastoral en manos de Jesús migrante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.