En el marco del encuentro mantenido el viernes 20 de diciembre, el Papa Francisco y António Guterres, secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), han lanzado juntos un mensaje en video al mundo, con el propósito de «unir fuerzas en la defensa de la dignidad humana, tantas veces explotada y pisoteada».

Durante la reunión celebrada en el Vaticano el viernes, 20 de diciembre, por la mañana, los líderes mundiales han grabado el video, en el que aparecen de pie, juntos y el Pontífice lee en español unas palabras escritas por los dos, un llamamiento a la solidaridad y a la caridad con nuestros hermanos para toda la humanidad.

«No podemos cerrar los ojos ante nuestros hermanos que, por causa de los conflictos y de la violencia, de la miseria o de los cambios climáticos, dejan sus países y, a menudo, van al encuentro de un triste destino», piden Francisco y Guterres.

Coincidiendo con los días previos a la Navidad, el Papa señala en el mensaje que esta gran fiesta, «en su genuina sencillez, nos recuerda que lo cuenta verdaderamente en la vida es el amor» y añade que «nos reconocemos hijos de un único Padre, hermanos».

En el mensaje, piden atención por los niños, a menudos abusados, por la situación de hambre y pobreza en el mundo, y advierte de que nos debemos «mirar para otro lado».

Juntos, reivindican: «No podemos permanecer indiferentes ante la dignidad humana pisoteada y explotada, a los ataques contra la vida humana, sea la que todavía no ha nacido sea la de que cualquier persona necesitada de cuidados».

«Clama a Dios el rearme nuclear»

Ambos líderes expresan que «clama a Dios también la carrera armamentística y el rearme nuclear», y aseguran que «es inmoral no sólo el uso sino también la posesión de armas nucleares». Así, invitan a no permanecer indiferentes «ante las numerosas guerras que todavía se combaten y que ven morir a tantos inocentes».

La confianza en el diálogo entre las personas y entre las naciones, en el multilateralismo, en el papel de las organizaciones internacionales, en la diplomacia como instrumento para la comprensión y el entendimiento, es indispensable para construir un mundo pacífico.

Cuidar nuestra tierra

Es necesario reconocerse miembros de una única humanidad y cuidar nuestra tierra que, generación tras generación, nos ha sido confiada por Dios en custodia para que la cultivemos y la dejemos en herencia a nuestros hijos. El compromiso para reducir las emisiones contaminantes y por una ecología integral es urgente y necesario: hagamos algo antes que sea demasiado tarde.

En esta línea, proponen escuchar la voz de tantos jóvenes «que nos ayudan a tomar conciencia de lo que está sucediendo hoy en el mundo» y «nos piden que seamos sembradores de paz y constructores, juntos y no solos, de una civilización más humana y más justa».

Fuente: Zenit

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.